Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

7 ago. 2017

Grasas saturadas, poliinsaturadas y salud cardiovascular, últimas revisiones


No sé si estarán enterados, pero últimamente los expertos han estado bastante entretenidos debatiendo, una vez más, la relación entre las grasas saturadas y la salud cardiovascular. En el centro de la polémica ha estado la última revisión sobre el tema de la American Heart Association (AHA), la entidad de referencia en EE.UU. al hablar de salud cardiovascular, titulada "Dietary Fats and Cardiovascular Disease: A Presidential Advisory From the American Heart Association" (2017) y publicada hace tan solo unos meses.



En el documento, que pretende reflejar el posicionamiento de esta asociación, se concluye lo siguiente:

"Teniendo en cuenta la totalidad de la evidencia científica y criterios rigurosos respecto a la causalidad, concluimos firmemente que reducir la ingesta de grasas saturadas reemplazándolas por grasas insaturadas, especialmente grasas poliinsaturadas, reduce la incidencia de enfermedad cardiovascular. Este cambio debe ocurrir junto con un patrón dietético global saludable, tal como la dieta DASH o la dieta mediterránea, según lo enfatizado por las guías 2013 de estilo de vida de la American Heart Association / American College of Cardiology y las Dietary Guidelines for Americans 2015-2020".

Como siempre, les recomiendo leerlo completo, para que puedan definir su propia opinión.

Como imaginarán, en cuanto se supo de la publicación del documento, la noticia se propagó rápidamente por las redes, dando lugar a un buen número de reacciones de todo tipo. Las más airadas por parte de los defensores de las grasas saturadas (como por ejemplo Gary Taubes en este post) y las más entusiastas entre los amigos de las dietas basadas en vegetales (como por ejemplo David Katz en este otro post).

Personalmente me quedo con las más sosegadas y basadas en datos, como la que ha realizado Steven Hamley, cuya perspectiva valoro especialmente porque había finalizado su propio metaanálisis sobre el mismo tema unos pocos meses antes (aunque centrado en la sustitución de las saturadas por grasas omega-6).

Leyendo los tres artículos que enlazo en los dos párrafos anteriores pueden hacerse una idea del núcleo de la polémica y sacar sus propias conclusiones. Pero si les da pereza o no se defienden con el inglés, se la resumo: La AHA se ha basado principalmente en cuatro ensayos de intervención para llegar a sus conclusiones, todos ellos realizados hace varias décadas, argumentando que son los únicos que tienen el mínimo de sujetos necesario y, sobre todo, una duración de al menos 2 años. Vamos, que han sido muy estrictos y específicos a la hora de establecer los requisitos. Y las críticas se centran precisamente en esa decisión, acusándoles de posible cherry picking, de obviar algunas carencias de investigaciones tan antiguas y de excluir otros trabajos que podrían ser relevantes.

Para los que observamos desde fuera, lo bueno de estos debates y enfrentamientos es que movilizan a muchas personas en torno a un tema y sacan a la luz gran cantidad de información y opiniones muy interesantes. Por ejemplo, la revisión de la AHA ha servido para que algunos autores vuelvan a recopilar todas las revisiones sistemáticas realizadas sobre los ensayos de sustitución de las grasas saturadas y su efecto en la salud. Tomando prestado este trabajo y traduciéndolo podemos tener un bonito resumen que nos ayudará a conocer mejor la situación.

Así que vamos a ello: además de la realizada por la AHA, estas son las últimas revisiones sistemáticas y metaanálisis sobre ensayos de intervención (que son los que más nos interesan) en los que se ha analizado la reducción de grasas saturadas o sustitución por poliinsaturadas (aceites vegetales) y su efecto en la salud cardiovascular, ordenadas por orden cronológico y con sus conclusiones principales:

1. "Dietary Fat and Coronary Heart Disease: Summary of Evidence from Prospective Cohort and Randomised Controlled Trials" (2009).

Nº de ensayos incluidos: 8

Conclusiones: La sustitución de grasas saturadas por insaturadas redujo el riesgo de eventos totales de enfermedad coronaria (17%), pero no los eventos fatales ni la mortalidad.

2. "Effects on coronary heart disease of increasing polyunsaturated fat in place of saturated fat: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials" (2010)

Nº de ensayos incluidos: 8

Conclusiones: La sustitución de grasas saturadas por poliinsaturadas dio lugar a una reducción del riesgo de eventos de enfermedad coronaria (19%) y de mortalidad por esta enfermedad (20%), pero no redujo mortalidad global.

3. "Dietary fatty acids in the secondary prevention of coronary heart disease: a systematic review, meta-analysis and meta-regression" (2014)

Nº de ensayos incluidos: 12

Conclusiones. No se observó una reducción significativa del riesgo de mortalidad global, de la mortalidad cardiovascular, de eventos cardiovasculares combinados ni de infarto de miocardio.

4. "Reduction in saturated fat intake for cardiovascular disease" (2015, revisión Cochrane)

Nº de ensayos incluidos: 15

Conclusiones: La reducción de la grasa saturada en la dieta redujo el riesgo de eventos cardiovasculares en un 17%, pero los efectos sobre la mortalidad global y la mortalidad cardiovascular fueron menos claros. Se encontró cierta evidencia de que la reducción de las grasas saturadas reduce el riesgo de infarto de miocardio (10%), pero la evidencia respecto al infarto de miocardio no fatal no fue clara y no hubo efectos respecto al ictus.

5. "Re-evaluation of the traditional diet-heart hypothesis: analysis of recovered data from Minnesota Coronary Experiment" (1968-73) (2016)

Nº de ensayos incluidos: 5

Conclusiones:  El reemplazo de grasas saturadas por aceite vegetal rico en ácido linoleico (omega-6) no mostró evidencias de beneficios.

6. Evidence from randomised controlled trials does not support current dietary fat guidelines: a systematic review and meta-analysis (2016)

Nº de ensayos incluidos: 10

Conclusiones: La evidencia disponible actual no muestra diferencias significativas en la mortalidad global o la mortalidad por enfermedad coronaria como consecuencia de intervenciones en la grasa dietética.

7. "The effect of replacing saturated fat with mostly n-6 polyunsaturated fat on coronary heart disease: a meta-analysis of randomised controlled trials" (2017)

Nº de ensayos incluidos: 10

Conclusiones: Al analizar los resultados de los ensayos controlados adecuadamente de sustitución de grasas saturadas por grasas omega-6, no se identificaron efectos significativos respecto a eventos graves y totales de enfermedad coronaria,  mortalidad por enfermedad coronaria ni mortalidad total.

Pues bien, esto es lo que hay. Aunque hay algunos indicios de posibles (aunque pequeños) beneficios de las grasas poliinsaturadas, en mi opinión los datos no parecen mostrar que los diferentes tipos de grasas dieteticas sean especialmente relevantes en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Si les interesa el tema pueden pinchar en los enlaces y profundizar. Entre opiniones y metaanálisis, ya tienen lectura para este verano.

15 comentarios:

  1. Gracias por toda la recopilación! Hay mucho para leer, y también mucho trabajo ya adelantado, me parece genial para informarse y despojándose de prejuicios, intentar llegar a tener una opinión mejor fundada sobre el tema, gracias

    ResponderEliminar
  2. Pues para que te hayas mojado ya tienes que tenerlo claro, con lo tremendamente precavido que sueles ser antes de dar tu opinión :-D muchas gracias por el resumen y por tu opinión :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien al contrario, los resultados son tan dispares en las interpretaciones (aunque no tanto en los números) que no creo que pueda decirse que haya evidencia sólida para asustarse por nada. Pero vamos, que mi opinión no difiere mucho de lo que también dijeron los dietistas norteamericanos hace un par de años:

      "...la Academia sugiere que HHS y USDA realicen una revisión orientada a restar importancia a las grasas saturadas como nutriente sobre el que preocuparse. Aunque la cantidad de investigaciones que vinculan el consumo de grasa saturada a la modulación de LDL y otras concentraciones de lipoproteínas circulantes es significativa, esta evidencia es esencialmente irrelevante para la cuestión de la relación entre la dieta y el riesgo de enfermedad cardiovascular (...) El propio documento de posicionamiento de la Academia de manera similar concluyó que, "a pesar de la influencia documentada de grasas saturadas en los marcadores de enfermedad cardiovascular, el efecto de la ingesta de grasas saturadas los indicadores finales de la enfermedad no está clara." (...) La evidencia muestra que los cambios en el colesterol LDL y HDL inducidos por la dieta no se puede suponer que den lugar a los cambios esperados en el riesgo real de la enfermedad cardiovascular, y por lo tanto debe evitarse el utilizar las lipoproteínas como indicador al analizar el impacto de la dieta en la salud cardiovascular."

      https://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2015/05/aportaciones-de-los-dietistas.html

      Eliminar

    2. Me refería a tener clara tu opinión al respecto, que parece ser que no hay evidencia sólida en una dirección u otra :-). Es que muchas veces te abstienes de opinar nada por precaución (que me parece muy loable en este mundillo de Internet, que tendemos a pecar de lo contrario), y me llamó la atención que cerrases el artículo con tu opinión, que yo personalmente agradezco - tu experiencia leyendo e interpretando artículos científicos es ya muy amplia y a mi personalmente me ayuda que opines :-).

      Eliminar
  3. También podría servir esta revisión de 2016:

    http://bmjopen.bmj.com/content/6/6/e010401?utm_source=TrendMD&utm_medium=cpc&utm_campaign=BMJOp_TrendMD-1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es otro tipo de revisión totalmente diferente: estudios observacionales y relación entre colesterol LDL y mortalidad en ancianos. Como indico en el texto, este post es sobre metaanálisis de estudios de intervención sustituyendo o reduciendo grasas saturadas y analizando enfermedades cardiovasculares.

      Eliminar
  4. https://elpais.com/elpais/2017/07/14/buenavida/1500034272_088351.html

    ResponderEliminar
  5. Hola Centinel

    Muy buen articulo, esto tambien vale para las personas que tuvieron un episodio cardiaco? y que hay sobre grasas saturadas y aumento de peso?

    ResponderEliminar
  6. Excelente! De intervención vería bien alguno de dieta cetogenica y niveles de lípidos en sangre.https://www.ruled.me/the-ketogenic-diet-and-cholesterol/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea era incluir ensayos con end-points más significativos, eventos de enfermedad cardiovascular o mortalidad. Así obviamos las diferencias en las interpretaciones de indicadores intermedios

      Eliminar
  7. Buen articulo muy interesante y buenas referencias.

    ResponderEliminar
  8. Centinel es verdad que es mejor tener sobrepresoy hacer ejercicio que ser delgado y no hacer ejericio?

    https://www.vitonica.com/prevencion/es-mejor-tener-sobrepeso-pero-ser-una-persona-activa-a-estar-delgado-pero-ser-sedentario-un-estudio-mas-que-lo-demuestra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2012/05/que-es-peor-para-la-salud-no-hacer.html

      Eliminar
  9. Sin embargo en el resumen que expones hay bastante coincidencia en que la reducción de grasas saturadas disminuye el riesgo de eventos cardiovasculares (aunque no la mortalidad). Eso también es importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero no siempre y con valores absolutos pequeños. Por eso digo que no es especialmente relevante.

      Eliminar